Introducción Taturana oblicua
Lonomia obliqua
Mariposa negra
Hylesia nigricans
Bichos quemadores grandes
Automeris spp., Leucanella spp. y otras
Megalopyge
Megalopyge spp.

Mariposas y orugas urticantes

Foto de alrededor de 1900 y letra P
ara empezar te voy a decir una cosa: a lo largo de nuestras vidas muchas personas han trabajado, conscientemente o no, para transmitirnos el miedo a los insectos. Más allá de si lo lograron, esa aversión a los bichos es solamente un prejuicio de nuestra sociedad, ya que los insectos no son ni desagradables ni malos; simplemente son. Por otra parte, la cultura popular cae en una contradicción absurda cuando considera hermosas y benignas a las mariposas mientras que al mismo tiempo señala como desagradables y venenosas a sus orugas, las «gatas peludas».

La situación empeora cuando corre el rumor de que algún bicho puede picar o ser peligroso para nosotros, y la única forma de remediar eso es con información, ya que los rumores, en un ambiente de ignorancia, se convierten rápidamente en una bola de mentiras. Yo no conozco a fondo todas las mariposas urticantes o tóxicas de la región, pero voy a mencionar acá las que me sé. En el caso de las que no haya visto personalmente, puede que te mande a otro sitio web o a leer un paper; la idea es dar información de alguna forma.

Me olvidaba: leyendo alguna publicación podés llegar a encontrarte con las palabras erucismo y lepidopterismo. Quieren decir síntomas producidos por la reacción del cuerpo a sustancias químicas que tienen las orugas y las mariposas, respectivamente.

Especies peligrosas

De las especies que viven en esta región, la que puede provocar síntomas más graves es Lonomia obliqua, cuyas orugas pueden causar, entre otras cosas, hemorragias e insuficiencia renal aguda. En la región del Río de la Plata se encuentra solamente en Uruguay, donde no parece haber provocado ningún accidente fatal hasta la fecha. Los registros de casos fatales provienen del sur de Brasil, probablemente porque en esa zona es más frecuente que la gente entre en contacto con las orugas.

La otra especie que puede causar trastornos de alguna importancia es la «mariposa negra» (Hylesia nigricans), que es común en la región, aunque en general no va más allá de provocar urticaria y reacciones alérgicas.

Licencia Creative Commons