Introducción Taturana oblicua
Lonomia obliqua
Mariposa negra
Hylesia nigricans
Bichos quemadores grandes
Automeris spp., Leucanella spp. y otras
Megalopyge
Megalopyge spp.

Bichos quemadores grandes

En este caso estoy usando el nombre «bichos quemadores grandes» como una categoría para reunir a las orugas de varias especies parecidas de los géneros Automeris, Leucanella y Pseudautomeris. De hecho, en un principio las Leucanella se llamaban Automeris, y después se les cambió el nombre.

Arriba puse fotos de las orugas de Automeris naranja y de Leucanella viridescens, que son muy comunes en la región. La foto de Automeris coresus, que se ve acá a la izquierda, es prestada, porque esta especie es menos común que las otras dos. Otras especies que irían en este grupo son Leucanella memusae, Leucanella aspera y Pseudautomeris grammivora.

En este grupo de especies, las mariposas tienen una mancha en forma de ojo en cada una de las alas posteriores. Solamente las orugas son urticantes, y el elemento que hace mucha pupa son las espinas rígidas que las cubren. Son como agujas que al más mínimo contacto inyectan una sustancia irritante en la piel. En mi experiencia, se siente como picaduras de hormiga colorada y la piel se enrojece. A mí se me pasa en un ratito, aunque en otras personas hubo casos en que las lesiones formaron pus y terminaron ulcerándose o haciendo una plaquita de tejido muerto. Pero por suerte ese tipo de reacción es raro.

Otras primas problemáticas

Otras especies emparentadas con estas que también tienen orugas urticantes y viven en esta región son Hyperchiria incisa, Eudyaria venata, Eudyaria zeta, Ithomisa kinkelini e Ithomisa pagenstecheri (= Heliconisa pagenstecheri). Cuando orugas tienen también las espinas en forma de arbolito de Automeris y Leucanella, pero las mariposas adultas no tienen dibujos en forma de ojo en las alas posteriores.

De todas estas especies, hasta ahora solo tuve el gusto de conocer personalmente a la oruga de Ithomisa pagenstecheri. Obviamente, al ver que tenía «arbolitos», evité tocarla. No parece que viva en las ciudades, por lo que es probable que no pueda adaptarse a comer las hojas de los árboles urbanos.

Licencia Creative Commons