Introducción Flores para atraer mariposas Para orugas de monarca Para orugas de espejitos Para orugas de achireras Para orugas de mariposa leopardo Para orugas de esfinge de la vid

Comida para orugas de mariposas achireras

Si leíste la ficha sobre la mariposa enrolladora, habrás visto que dice que sus orugas comen únicamente achiras. En este caso la tenemos fácil, porque las achiras son muy conocidas, pero igual acá van más datos, por si acaso.

Las achiras sirven para alimentar a las orugas de todas las mariposas llamadas «achireras», como Quinta cannae y Calpodes ethlius. Todas las achiras de la región sirven por igual, independientemente de si son silvestres o cultivadas, y sin importar el color de sus hojas ni de sus flores.

Las achiras son plantas de muchas especies, todas parecidas y todas originarias de América. En esta región las especies de achira nativas más conocidas son Canna indica y Canna glauca; también hay otras achiras nativas menos comunes (y a las que personalmente me cuesta identificar).

Además de estas plantas silvestres nativas, tenemos las achiras de adorno que se cultivan en jardines y parques, que generalmente dan flores más grandes y vistosas, y que probablemente son híbridas. Otro rasgo particular de estas achiras ornamentales es que a veces tienen hojas franjeadas de diferentes colores (variegadas) o de color bordó. De las achiras híbridas es difícil decir con qué especies están hechas, y si esas especies fueron nativas o no.

Ícono nativas Achira colorada | Canna indica

Cápsulas de semillas

Nombres comunes | achira colorada, achira roja

Familia | Cannáceas

Porte | hierba perenne de entre 1 m y 1½ m de altura

Época de flores | principalmente primavera y verano

Época de frutos | verano y otoño

Vive en | montes nativos, campos bajos, suelos modificados; al sol o en semisombra

Esta achira tiene una historia de relación con la gente que se remonta a la Antigüedad. Como sus rizomas son comestibles, se la cultiva en la región andina desde hace por lo menos 2500 años. Hoy se la sigue cultivando en varios países con ese fin, ya sea para consumir los rizomas directamente o para extraer su almidón, que se usa como si fuese harina (¿alfajor de achira?… suena tentador). Es posible que para este uso alimenticio existan variedades de achira colorada con rizomas especialmente grandes.

Las flores de la achira colorada silvestre son chicas y angostas en comparación con las de las variedades ornamentales comerciales, pero tienen un color muy vivo. Las hojas son grandes y anchas, verdes.

En esta región se la puede encontrar creciendo silvestre, o adoptada como planta de adorno y floreciendo en algún jardín.

Las variedades ornamentales de achira colorada se distinguen de la planta silvestre en que tienen flores bastante más grandes y hojas que pueden ser verdes, color bordó o franjeadas.

Nativas Achira amarilla | Canna glauca

Flores de una planta silvestre

Nombres comunes | achira amarilla, achira blanca

Familia | Cannáceas

Porte | hierba perenne de 1 a 2 m de altura

Época de flores | verano

Época de frutos | otoño

Vive en | pajonales, campos inundables y zanjas, al sol

Además de las flores de color amarillo limón, lo que diferencia a primera vista a esta especie de la achira colorada es que en comparación tiene hojas más angostas, de un color verde más azulado y que se mantienen más verticales y próximas a la planta. Además, las flores son más grandes, con pétalos más anchos.

Igual que a la achira colorada, a la achira amarilla se la suele cultivar en jardines, aunque parece necesitar suelos más húmedos. También tiene variedades de adorno con flores de otros colores y hojas rojizas.

Variedades e híbridos de cultivo

Estas achiras, creadas por cultivadores a partir de las especies silvestres, vienen a ser como un guiso que no se sabe bien qué ingredientes tiene. Puede que alguna de ellas sea simplemente una achira colorada modificada por selección, con flores más grandes u hojas de otro color; otras son cruzas entre especies o cruzas de cruzas.

Esto es así porque las achiras no solo fueron cultivadas en tiempos precolombinos sino que, una vez descubiertas por los europeos, fueron llevadas a otros continentes y ahí continuó su cultivo, ya fuese para adorno, para aprovechar sus rizomas comestibles o hasta para usar sus semillas como cuentas de rosario. A lo largo de todos esos años de uso humano, estas plantas se transformaron y diversificaron mucho, tanto que hasta a los especialistas en el tema les cuesta reconocer qué achira están viendo. Así, hasta hace un tiempo se creía que había unas 50 especies naturales de achira, pero cuando se estudió bien el asunto se llegó a la conclusión de que solamente había unas 20, y que todo lo demás eran variedades cultivadas e híbridos mezclados entre sí.

Para no morir de dolor de cabeza, a las achiras híbridas se las describe como Canna × generalis, y dentro de esa categoría se las clasifica en cultivares, es decir, en variedades que se usan para cultivo.

Licencia Creative Commons