Ejercitando el melón

Mariposa bandera argentina
n primer lugar quisiera hacer una aclaración: estoy en Argentina. No sé cómo les habrá ido a los que están del otro lado del charco —espero que bien—, pero aquí, en los últimos años, la calidad de la educación primaria y secundaria ha ido descendiendo, o más bien, juzgando por sus resultados, cayendo en picada. Entretanto, yo criaba bichos con el fin de fotografiarlos, y no pude evitar notar algunas cosas que quisiera comentar aquí, por si pudiesen resultar útiles a los docentes de los niveles mencionados o, por qué no, a los padres de alumnos.

Hace bastante tiempo, en mi infancia, cuando yo miraba los libros sobre mariposas experimentaba dos frustraciones: la primera, que no reconocía las especies tratadas porque eran todas del Hemisferio Norte; y la segunda, que la vida de los insectos parecía un mundo tan lejano. ¿Quién había visto alguna vez salir a una mariposa de la crisálida? ¿Cómo se hacía para ver eso en vivo y en directo? No tenía idea.

Sin embargo, en realidad es sencillo presenciar este acontecimiento de la vida de una mariposa, y también muchos otros. Y, además, no cuesta prácticamente nada, monetariamente hablando. Las orugas y mariposas tampoco ocupan mucho espacio, ni hacen ruido, ni molestan a los vecinos, ni ensucian la casa. Y definitivamente son ideales como mascota temporaria en un departamento u oficina, aunque haya muy poco lugar.

Mariposas contra la ignorancia

En caso de criar mariposas en clase o en un casa con niños, en pocos días se puede ver el ciclo de vida de estos insectos, lo que ya es un buen complemento a las clases de Biología o Ciencias Naturales. Pero además, dependiendo un poco de la especie de mariposa que se elija, se podrá tener la oportunidad de presentar muchos conceptos biológicos que simplemente surgen al observar la vida de estos bichos.

Evolución, migración, cripsis, mimetismo batesiano y mulleriano, colorido aposemático, planta hospedadora, metamorfosis, feromona, hormona, polinización, toxinas, predación, extinción, por mencionar unos pocos, son temas que salen a colación por el mero hecho de interpretar la vida de una mariposa.

Súmese a eso el carisma de las mariposas y el poder del aprendizaje por propia experiencia, y se verá el potencial de las mariposas como instrumento educativo.

Una experiencia local

Albertino Neri me escribió y me contó sobre un proyecto de cría de mariposas nativas que se hizo en el Instituto Superior de Formación Docente y Técnica Nº 24 «Dr. Bernardo Houssay», en el Gran Buenos Aires, y que luego se replicó en escuelas de enseñanza primaria básica (EPB) y de enseñanza secundaria básica (ESB) de la zona, articulándolo en forma de red a fin de mantener la comunicación entre las experiencias de los diferentes colegios.

En el recuadro de la derecha te dejo un link a la descripción del proyecto en una publicación digital de la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires. Dice cómo se planificó el criadero, cómo fue la experiencia y qué observaciones se hicieron durante la misma, y tiene listado de especies de mariposas y de plantas, glosario, bibliografía… ¡no le falta nada, vio!

Licencia Creative Commons